Arturo Gracia Psicólogo y Coach | Saca lo mejor de ti | ¿Cómo dejar la mente en blanco?
Para muchas personas, dejar la mente en blanco es algo aspiracional, una bocanada de aire fresco que cuando llegue les permitirá disfrutar de esa calma y esa paz de la que ahora carecen. Confían en ese futuro liberador de las cadenas que ahora, en el presente, los mantienen presos.
psicología, depresión, felicidad, meditación, yoga, no pensar,
59134
post-template-default,single,single-post,postid-59134,single-format-standard,theme-pitchwp,qode-core-1.2,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-2.1, vertical_menu_with_scroll,no_animation_on_touch,grid_1300,woocommerce_installed,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

¿Cómo dejar la mente en blanco?

Para muchas personas, dejar la mente en blanco es algo aspiracional, una bocanada de aire fresco que cuando llegue les permitirá disfrutar de esa calma y esa paz de la que ahora carecen. Confían en ese futuro liberador de las cadenas que ahora, en el presente, los mantienen presos.

 

Dejar la mente en blanco podríamos definirlo también como “no pensar”, conseguir dejar a un lado la mente y que ella nos deje en paz a nosotros. La realidad es que para conseguir esto debemos saber antes de nada que nosotros no somos nuestra mente, somos dos cosas diferentes. Por un lado está la mente y por otro nosotros.

 

Debido a numerosas razones, como la cultura, la educación, la sociedad en la que vivimos, etc. desde pequeños nos sentimos identificados con la mente y por lo tanto, damos como ciertos y válidos todos los pensamientos que la mente nos envía. Vivimos creyendo que la mente y nosotros somos una misma cosa.

 

Si al hecho de no saber que la mente y nosotros no somos uno, le sumamos que no sabemos cuál es el papel de la mente, tenemos la combinación perfecta para sea imposible dejar de pensar con todo el tormento que eso supone.

 

Nadie nunca nos ha enseñado cómo funciona la mente y simplemente vamos aprendiendo de la experiencia (sobre todo de los golpes)  para la siguiente ocasión pero todos sabemos que al final, no aprendemos y volvemos a tropezar con la misma piedra. Sentimos que hay algo más fuerte que nosotros que no nos permite cambiar el pasado, ser felices, tener paz y tranquilidad a diario, pero como no lo vemos ni lo conocemos, acabamos por resignarnos y sobrevivir con breves momentos de placer que al terminar nos hacen ver de nuevo la realidad. Todo vuelve a repetirse una y otra vez sin que aparentemente podamos hacer nada.

Esto es lo que nos lleva a querer, a toda costa, dejar de pensar y poner la mente en blanco porque no podemos soportar más estar en este laberinto. STOP! que se pare el mundo que yo me bajo.

 

Para concluir la reflexión, y sabiendo que hay  más variables que pueden llevar al ser humano al colapso, quiero hacer hoy mención a una, la confusión respecto “a quién soy y con qué me identifico”.
Si seguimos la metáfora del iceberg, esta variable está en la parte más profunda de la zona sumergida, es la base del iceberg. Tan profunda que pasa inadvertida para muchas personas. Quizá por las prisas, por lo obvio, porque lo que me dicen u oigo suena tan atractivo y con tanto sentido para nosotros (nuestra mente) que no tratamos de llegar al origen real de lo que está pasando.

Como decía, hay mucha confusión y nos es difícil distinguir qué es lo importante y qué no lo es, tanto que en el día a día preferimos poner el piloto automático y esperar. Te sugiero que indagues en estas cuestiones antes de buscar la solución más fácil, rápida y por supuesto, temporal. Puede tardar más de lo que te gustaría, pero te aseguro que el cambio será abismal y recuerda, que como todo en la vida, a cuanto mejor nivel de destreza quieras llegar, más dedicación y tiempo deberás invertir. Todo es difícil hasta que se aprende.

 

Aprendamos psicología, formémonos y todo será muy diferente. Sé que no apetece, que “yo sé dirigir mi vida” y que mientras te sientes bien parece que no hace falta. No esperes a estar mal para buscar soluciones, haz uso de eso que nos diferencia del resto de los animales.

 

Gracias por leer mis reflexiones y hacer cada día una sociedad más consciente.

Un abrazo.

Arturo Gracia Sañudo

arturo gracia About the author
No Comments

Leave a Comment:

diez + once =

Abrir chat